Hábitat Difícil

Volver al principio de la página
Los seres vivos deben superar bastantes dificultades para permanecer en el rico y diverso mundo de las cumbres. Animales y plantas viven contra todo pronóstico ante tanta hostilidad del medio físico montañoso.

Las criaturas se especializan, desarrollan mecanismos de adaptación y estrategias de supervivencia frente al frío, las radiaciones, el viento, la desecación, la brevedad del período vegetativo, los aludes, la escasez de suelo fértil y la falta de alimento.
A pesar de todo, la flora y fauna cordilleranas despliegan una increíble diversidad.
Estas especies han desarrollado una gama de estrategias de subsistencia tan sutiles que, en muchas ocasiones, les permiten vivir sólo en estas precisas condiciones y no en otras.
Otros seres vivos que en el pasado se distribuían en tierras bajas, se han refugiado en las alturas, debido a una pérdida de sus territorios ancestrales por causa de la ocupación humana.
Especies que se encuentran en una misma distribución longitudinal varían su forma a mayor altitud, tomando características de menor altura o achaparramiento.